24 de octubre de 2012

Empanadillas de carne guisada, huevos y pepinillos

Ingredientes:

Para la carne:
500 gr. de carne para guisar
2 zanahorias
1 cebolla
1 puerro
1 pimiento verde
1 diente de ajo
3 cucharadas de salsa de tomate
500 ml. de caldo de carne
100 ml. de vino tinto
Harina
Aceite de oliva
Sal y pimienta negra

Para las empanadillas
1 paquete de obleas para empanadillas (suelen venir 16)
4 huevos pequeños
8 pepinillos grandes


Elaboración:

  Picar fino todas las verduras para la carne.
Salpimentar la carne y pasarla por un plato con un poco de harina. En una olla, preferiblemente a presión, dorarla a fuego medio-fuerte con un chorro de aceite de oliva.
 Sacar la carne y rehogar las verduras unos 10 minutos, hasta que estén blandas. Añadir el tomate y rehogar un par de minutos más. Mojar con el vino y dejar que reduzca. Devolver la carne a la olla, mojar con el caldo, tapar y cocer durante 20 minutos (si no se tiene olla a presión, durante una hora, o hasta que la carne esté tierna).
 Sacar la carne y si la salsa está muy líquida, reducirla un poco al fuego. Desmigar la carne con cuchillo y tenedor y mezclarla con las verduras y la salsa. Reservar.
Cocer tres de los huevos durante 10 minutos. Picar fino los pepinillos. Mezclarlo todo con la carne y corregir de sal y pimienta.
 Extender las obleas en una superficie plana e ir poniendo relleno en ellas, sin pasarse porque entonces no cerrarán o se reventarán (una cucharada o cucharada y media suele ser suficiente). Doblarlas y sellarlas bien aplastando los bordes con un tenedor. Es importante que queden muy bien pegadas para que no pierdan el líquido. Lo normal es que sobre carne, que se puede tomar otro día con arroz blanco o con patatas fritas.
  A partir de aquí, se pueden hacer dos cosas: o freírlas u hornearlas. Para freírlas, calentar aceite abundante en una sartén y dorarlas allí a fuego medio-fuerte con cuidado de que no se quemen. Dejarlas reposar en un plato con papel de cocina para que pierdan el exceso de grasa. Para hornearlas, precalentar el horno a 220 grados. Pintar las empanadillas con el otro huevo batido. Hornearlas unos 10-15 minutos sobre un papel antiadherente o una bandeja aceitada, hasta que estén doradas.