30 de septiembre de 2012

De mi amigo Jesús Pardo, que tiene los argumentos más lógicos que conozco


Siempre he deseado que alguien se decidiera a escribir en el blog y que no fuera yo misma, me ha llegado este mensaje y me tomo la libertad de darlo a conocer, es un amigo pero ante todo una persona coherente, ilustrada (lo de amigo personal lo obviare pero que quede constancia del hecho), y conocedora de la administración. Espero que su lectura os guste como a mi.


   Comienzo con estas palabras por que no me atrevo a decir lo formal. "Buenos días" "Hola"........ Sé, positivamente, que la educación y el respeto es ante todo, pero dadas las circunstancias que te rodean, tengo miedo a que suene a insulto o pedrada.

   Aclarado esto, continuo.
Hola Marien, buenos días: ¿Cómo estás? Espero que bien a pesar de todos los avatares, odiseas y situaciones de ciencia ficción con algún que otro funcionario. Al respecto de eso tengo un carta que envié a Rajoy (supogo que no le habrá hecho ni puto caso) en la que, entre otras cosas, le hacía mención al tema "funcionarios". En este apartado reconocía, yo, que este presidente que nos tocó en turno, tiene razón. No me gusta decirle de entrada que tiene razón por que conociéndolo como lo conozco, es capaz de no seguir leyendo y quedarse con lo que más le conviene.

      A continuación de declararle mi acuerdo con él, le matizaba que si bien existen funcionarios que "ni la rascan" o que tratan a las personas como animales de raza gorrina, o que ocupan un puesto para el que hay personas en el paro que lo harían mejor y serían más agradecidas de disfrutar del privilegio de ser funcionario/a, esto no significaba que "repartiera café para todos" quitándoles la paga extra o congelándoles el sueldo, de nuevo.
Mi sugerencia iba orientada a que, utilizando los medios que tiene a su alcance, tanto personales como materiales o de logística, se dedicara a capturar a aquellos que no cumplen con sus obligaciones, expedientarlos o sancionarlos y que además de eso lo publicara para escarmiento de los demás. De esta manera lograría un colectivo más productivo, con mayor nivel de exigencia y alcanzaría, en las instituciones públicas un grado de excelencia y calidad en la gestión muy alto y valorable. Insisto: creo que "ni puto caso".
     En este mismo escrito hacía mención a la sanidad, la educación o los derechos laborales, sociales y humanos que él también recortó y repartió "café para todos". Pues el mismo sistema, Señor Rajoy: detecte al que defrauda, malversa o hace las cosas mal y sancione a ese/a, no a todos por el mismo patrón y en el mismo saco.
Amén Jesús y un gran abrazo amigo