24 de julio de 2012

No todos somos funcionarios

El pasado viernés, lo dedique a gestiones personales moviendome por Madrid en trasporte público.
   Craso error, el centro de la ciudad es permanentemente rehen de los funcionarios que se quejan continuamente de que les bajan el sueldo o no le daran paga de Navidad.

   Cada autobus era cambiado de ruta y rapidamente paralizado porque 4 sindicalistas se ponen con su pancarta en medio de la calzada y detienen a los demás, retrasan vidas, urgencias y gestiones. Le sugeri al conductor que tocará el claxón para que se apartaran y me contesto.- No se puede ir contra otro trabajador sra.
    De detrás de mi asiento surgieron voces que yo no protestara porque cortar el tráfico en Madrid provoca que  así les hagán caso, que si les reducian el sueldo, que si yo era una insolidaria, así que me di la vuelta y dije.- sras si nosotros los de la empresa privada o los autonomos protestaramos porque en los últimos 5 años hemos visto  reducidos nuestros salarios casi a la mitad, de que Uds pensionistas o los funcionarios iban a cobrar salarios? Hubo un enorme silencio.

     Me lleva a la reflexión de que quienes sostenemos este bendito país no son los funcionarios, son los trabajadores de las empresas privadas, los autonomos y las Pymes y aquí estamos aguantando el tirón. Muy quemados eso sí pero debe ser que no tener asegurado de por vida el puesto de trabajo,  nos otorga la inquietud de mejorar, de emprender y continuar contra viento y marea.
    No tenemos horarios exactos, escaso tiempo libre y mayoritariamente eso de las pagas extras no lo conocemos hace años se han prorrateado para mas bien eliminarlas de las nóminas.
   Un país en que la mayor parte de los universitarios quieren ser funcionarios, algo falla en la cultura del esfuerzo que deberiamos tener.